Ahorrar energía

A finales de 2015, conscientes de la importancia de reducir nuestra huella ecológica, organizamos sesiones de brainstorming tanto en nuestra organización como en los equipos de gestión de operaciones. Tras buscar maneras para reducir nuestro consumo de energía, llegamos a la conclusión de que conocer el uso para toda la cadena de producción no era suficiente. Para alcanzar una reducción del consumo energético del 10 % en 2016-2019 teníamos que conocer el uso de cada máquina y de cada instalación en el proceso de producción. Obtener este conocimiento y desarrollar un sistema de control adecuado para ese propósito nos llevó más tiempo de lo esperado.  

Más económico

La curva de aprendizaje era exigente pero gratificante. Nuestra nueva visión nos ayudó a elaborar exigencias de gran alcance de reducción energética para una nueva máquina de celulosa. Además, pudimos, junto con el proveedor, hacer que la nueva máquina fuera incluso más económica de lo que habían indicado las especificaciones. El proyecto ahora ofrece ahorros energéticos anuales de 350 MWh, el consumo medio en un año de 1000 hogares.

Para reducir el uso de gas, nos hemos centrado en el exceso de calor del proceso de producción. Este calor se utiliza para extraer agua del papel de secado. Se ha demostrado que recuperar el exceso de calor para precalentar el agua en la producción de papel es una inversión efectiva. 2017 marcó el primer año en el que esta intervención conllevó ahorros (aproximadamente 65 000 m3 de gas).

Condiciones importantes

Hemos realizado unos ahorros energéticos de 1,7 % en 2016 y un 0,9 % adicional en 2017. Ahora, a mitad de camino, nuestros ahorros de 2018 son de más del 6 %. Si los esfuerzos que planteamos para el resto del 2018 son todo lo productivos que esperamos, alcanzaremos una reducción del 9 % a finales de año. Si bien estos resultados son alentadores, somos conscientes de que son solo el comienzo. Los ahorros energéticos podrían ser cada vez más difíciles de lograr en el futuro. Además, al igual que otros actores de la exigente industria papelera, en cuanto a consumo energético, Neenah Coldenhove tiene que hacer frente a demandas gubernamentales de reducción de energía. Pero con una organización dedicada, un sistema de control eficiente y un fluido intercambio de ideas, se cumplirán importantes exigencias para dar los siguientes pasos.